JAVIER LARA
Todas estas vivencias lo han llevado a impartir numerosas conferencias y seminarios, en los que busca motivar -de una forma fresca, natural y sorpresiva- a su audiencia, sembrando en sus conciencias el deseo y el derecho de vivir con bienestar y felicidad.
Sus estudios en comunicación, liderazgo organizacional, desarrollo humano, desarrollo empresarial, oratoria, declamación, espiritualidad y meditación, entre otros, aunados a su dinamismo y don de gentes, garantizan la calidad de sus charlas y una auténtica conexión con el público.
Javier forma parte de la Red Mundial de Conferencistas con sede en Alemania, y ha sido nombrado por la comunidad del noroeste de Georgia, Estados Unidos, como uno de los 20 profesionistas con más influencia en el nivel social y cultural.
Fundador y director de organizaciones como la Ambulancia de la Risa© y la compañía de teatro ACTOS©, Javier ahora ha emprendido un nuevo reto: llenar de color la vida de los demás y propagar la fe y la autoconfianza.
Así, surge Operación Confeti©, un movimiento inspirado en el deseo de animar y acompañar con propósito a los demás, compartiendo la alegría por vivir, celebrando el regalo de la vida misma.
Operación Confeti es el proyecto en el que Javier Lara, su fundador, ha trabajado durante 3 años con el objetivo de llevar alegría a los regiomontanos que así lo soliciten, pues brinda compañía y algo de buen humor a quien pasa por un mal momento.
Después de perder a su madre en un accidente automovilístico, Javy Confeti, como muchos lo conocen, se propuso desarrollar este proyecto para crear conciencia sobre la importancia de disfrutar la vida. "Es un programa de acompañamiento con propósito a las personas", afirma su fundador.
Los colaboradores y voluntarios tienen como objetivo celebrar la vida y motivar a las personas. Una de las "operaciones" que se realizan los sábados por la mañana es la entrega de bolsitas con confeti en cruceros de la zona metropolitana de Monterrey, acompañadas de sonrisas y palabras llenas de paz y color.
Javier asegura que ese pequeño regalo que se les hace a los automovilistas puede cambiar la actitud que tengan por el resto del día, y por qué no, hasta por el resto de sus vidas. Otra de las actividades que realiza este grupo es el taller en desarrollo humano y espiritual que se imparte en la Riviera Maya cada 4 meses.
También realizan visitas a hogares que son como una especie de "fiestas sorpresa" para personas que necesiten mejorar su estado de ánimo y que incluyen regalos entregados por padrinos anónimos.
Al igual, ofrecen los llamados Círculos de Colores, terapias grupales a cargo de expertos donde se atienden problemáticas específicas y en el que ayudan al asistente a evolucionar físico, mental, emocional y espiritualmente. Este compartir se convierte en la mejor medicina para males como la angustia, el estrés, la ansiedad, la depresión y la soledad.